Usain Bolt, la despedida del gran ‘showman’

Un atleta espectacular sobre la pista y una personalidad arrolladora: la leyenda de Usain Bolt no se ha construido únicamente a golpe de títulos y récords, sino que también se ha engrandecido por su sentido del espectáculo y su alma de “showman”, que le han hecho ser muy carismático para aficionados y anunciantes.

El ocho veces campeón olímpico se prepara, a sus 30 años, para su gran despedida en el Mundial de Londres (4-13 agosto). Será la cita en la que baje el telón y en la que sus fans podrán disfrutarle por última vez.

Siempre sonriente y habitualmente acompañando sus éxitos con pequeños bailes, Bolt ha aportado una “cool attitude” al atletismo.

Hay gestos que han pasado a la historia, como su brazo elevado al cielo, a modo de firma personal por su apodo de Rayo. Hasta Barack Obama, entonces presidente de Estados Unidos, lo reprodujo en una visita oficial a Jamaica en 2015.

Nadie más que Bolt ha disfrutado de una fama y un reconocimiento de ese nivel, en un deporte como el atletismo, huérfano de superestrellas desde los años del estadounidense Carl Lewis, entre 1980 y 1990. Es probable que tras la retirada de Bolt el trono permanezca vacante durante unos años, hasta que aparezca otra figura capaz de asumir tal responsabilidad.

CARISMA SIN IGUAL

“Es un genio. Tiene un carisma sin igual en la historia de nuestro deporte y en la del deporte en general”, estimó sobre él el presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), Sebastian Coe, consciente del vacío que dejará Bolt.

“Solo se le puede comparar a Mohamed Ali. Sitúo a los dos en la misma categoría. No sólo por sus logros y sus récords han logrado ese nivel de notoriedad a escala mundial, sino también a su personalidad”, apuntó.

26