Sorín: “Tratábamos a Messi como una joya poco común”

Han pasado ya 22 años desde que, en calidad de capitán de la selección argentina, Juan Pablo Sorín levantó el trofeo de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Qatar 1995, pero eso no impide que el ex internacional recuerde con gran nitidez aquel momento histórico.

“El día que ganamos el Mundial sub-20 en Qatar fue uno de los mejores de mi vida. Ningún combinado argentino había vuelto a conquistar el título mundialista de la categoría desde que Maradona y compañía lo lograron en 1979″, dice Sorín.

“Aquella final de 1995 que le ganamos a Brasil en el Khalifa Stadium cambió mi vida, porque regresamos a Argentina como campeones del mundo”, declaró Sorín a www.sc.qa. “Y eso que no partíamos como favoritos para nadie”, recuerda.

A las órdenes de José Pékerman, el actual seleccionador de Colombia, Argentina se plantó en la final tras doblegar en semifinales a la España del ex madridista Raúl González por un claro 3-0. En el duelo por el título, que se disputó en un Khalifa International Stadium repleto, Argentina derrotó a Brasil por 2-0 y el honor de alzar el trofeo le correspondió a Sorín.

“Una de las cosas que se me quedaron grabadas fue la extraordinaria pasión por el fútbol que demostró la afición qatarí. En aquella época todo el mundo tenía en mente a Diego Armando Maradona, así que la parte del público que en principio era neutral se decantó por nosotros”.

“Recuerdo que el estadio estaba lleno y que en las gradas se veían multitud de túnicas blancas al estilo tradicional del lugar y banderas argentinas. El ambiente era espectacular. Estoy seguro de que cuando Qatar albergue la Copa Mundial de la FIFA 2022 se volverá a vivir esa pasión, pero multiplicada varias veces”.

Sorín, que capitaneó a Argentina en la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006, afirma que le encantaría volver al estadio donde su carrera internacional despegó.

“El Mundial de Qatar será un acontecimiento sin precedentes. Tanto mis compañeros de entonces como yo guardamos un gran recuerdo del estadio Khalifa, así que me encantaría volver allí para reencontrarme con viejos amigos, ver el Mundial y, por qué no, vivir la conquista de un nuevo título mundialista por parte de Argentina”.

Messi merece ganar un Mundial
Para Sorín, la actual generación de jugadores que forman la selección argentina está capacitada para seguir los pasos del combinado albiceleste que, comandado por Maradona, se proclamó campeón del mundo en México 1986.

“La actual hornada de futbolistas que encabeza Lionel Messi se merece ganar un Mundial. Nuestra generación no consiguió conquistar en categoría absoluta este título tan escurridizo, pero creo y deseo que la actual selección, que rebosa talento, sí puede lograrlo”.

“Han ganado el Mundial sub-20 y el Torneo Olímpico Masculino, y hasta en tres ocasiones se han quedado a las puertas de conquistar títulos importantes. Si no ganaron esos partidos fue por detalles muy pequeños, así que pienso que el equipo tiene potencial para escalar ese último escalón. Por supuesto, las cosas hay que hacerlas paso a paso, así que lo primero es clasificarse para Rusia 2018”, añade.

Sorín no escatima elogios a la hora de hablar de Messi, un jugador cuya progresión siguió muy de cerca desde los inicios de la estrella barcelonista en la selección argentina.

“Recuerdo al Messi de Alemania 2006. Se trataba todavía de un jugador muy joven, pero ya se veía que era diferente y que poseía un talento único. Lo tratábamos como una joya poco común, porque ya era evidente que tenía una proyección inmensa. Actualmente no hay ninguna duda de que se trata del mejor jugador del mundo”.

“Su inteligencia sobre el campo le hace diferente de los demás, como se pudo comprobar recientemente en el Clásico que el Barcelona ganó en Madrid. Es el jugador más completo que te puedes encontrar, su velocidad, capacidad para definir y visión de juego son increíbles y posee la virtud de leer las jugadas mucho antes que el resto. Nos hemos quedado sin superlativos para describir lo que Messi hace sobre el césped”.

En lo que respecta a la próxima generación de superestrellas, Sorín piensa que el siguiente en la línea de sucesión al trono mundial es un brasileño, aunque advierte que hay un argentino que viene pegando fuerte: “Neymar está en el buen camino y su progresión muestra claramente que quiere ser el mejor del mundo”.

“No obstante, aunque Neymar sigue siendo el mejor colocado, no hay que olvidar que Paulo Dybala está creciendo a gran velocidad en cuanto a progresión y adaptación”, concluye.