Rio Ferdinand vivió un calvario tras la muerte de su esposa

Rio Ferdinand enfrentó a los mejores delanteros del mundo durante su carrera como defensa central del Manchester United y la Selección de Inglaterra, pero ninguna prueba en la cancha se compara con el obstáculo que le puso la vida tras el fallecimiento de su esposa Rebecca en 2015.

En una entrevista que dio a “Radio Times Magazine”, el exfutbolista de los Red Devils relató lo difícil que fue lidiar con la muerte de Rebecca y también admitió que se refugió en el alcohol hasta que fue capaz de aceptar la ayuda de otros.

“Nadie está preparado para una pérdida como esta. Ella me dijo antes de irse que sería un papá y una mamá magníficos para los niños. Yo nunca pensé que fuera a pasar. Ella se marchó diez semanas después de que le diagnosticaron cáncer.

Al principio bebía mucho por las noches después de acostar a los niños. Hasta que un día me desperté y no era capaz de llevarlos a la escuela. Hasta tuve un accidente de coche. Me di cuenta de que no podía seguir así. Sufrí ataques de pánico”, dijo Ferdinand.

Ferdinand reconoció que antes de que el cáncer cobrara la vida de su esposa, daba por sentado todo lo que ella hacía por él y sus hijos, hasta que tuvo que jugar el papel de ambos una vez que Rebecca partió.

“En el futbol no mueves un dedo hasta que entras a la cancha, todo lo hacen por ti (…) ahora entiendo la importancia que tenía como madre. Nosotros los hombres somos ignorantes. Las mujeres cuidan de la familia y del hogar y creemos que eso no es un trabajo. Es un trabajo muy duro.

Ella acomodaba sus camas de cierta forma y cuando me lo decían yo me sentía mal. Pensaba: ‘haga lo que haga, no será suficientemente bueno'”.

13