El Real Madrid se desangra

1395911326_287247_1395911576_noticia_grandeEl Madrid ha perdido dos partidos se Liga seguidos por primera vez desde 2009. Y no dos partidos cualquiera. Dos encuentros (Barcelona y Sevilla) que podían haberle dado más de media Liga. A continuación analizamos las causas de la caída blanca.

Todos tienen su cuota de responsabilidad, empezando por Carlo Ancelotti. Bajo la batuta del italiano, el Madrid suspende ante los grandes: no ha sido capaz de derrotar a Barça (dos partidos), Atlético (otros dos) ni de ganar en sus visitas a tres de los cuatro siguientes clasificados, Athletic, Sevilla y Villarreal. Y los blancos aún deben rendir vista al cuarto, la Real Sociedad.

El Madrid, que llegó a encadenar 31 partidos invicto entre todas las competiciones, ha perdido el tan ansiado equilibrio en los dos últimos partidos. Un hecho que se refleja en un dato: en ambas ocasiones se dejó remontar sendos resultados favorables. Ante el Barça, se puso por delante hasta en dos ocasiones. Ante el Sevilla, la renta a favor le duró apenas dos minutos.

De la portería a la BBC
La caída de rendimiento blanco afecta a todas las líneas. Desde la portería, donde Diego López ha vuelto a alimentar el debate sobre su titularidad, hasta la famosa BBC, cuyo rendimiento colectivo ha decaído de forma notable en los últimos partidos.

Atrás, además de la cuestión de la portería (seis goles en dos partidos, en Sevilla dos de los cuatro remates entre los tres palos de los hispalenses) las dudas afectan tanto a los centrales (retratados por Messi en el Clásico y por la rapidez de Carlos Bacca en los dos goles del Sevilla) como a los laterales. Ancelotti ha apostado por Carvajal (Arbeloa está lesionado) y Marcelo, pero ninguno de los dos se ha mostrado fiable en defensa ni determinante en ataque.

En el medio, la mayor parte de las críticas apuntan a Xabi Alonso, que parece quemado físicamente. El de Tolosa, cuya vuelta al equipo coincidió con el inicio de la racha de 31 partidos invicto, ha estado muy por debajo de su nivel en los dos últimos partidos. Errando pases fáciles, sin aportar consistencia a un centro del campo en el que también ha mermado el protagonismo de Luka Modric, ayer claramente superado por su compatriota Ivan Rakitic.

Sólo la ‘B’ de Benzema
Y arriba, la BBC parece haberse reducido a la ‘B’ de Benzema. El francés es el único jugador que está ofreciendo un nivel a la altura de su notable temporada, aunque tanto ante el Barça como ante el Sevilla se echó en falta una mayor capacidad de definición de cara a puerta. Cristiano, desaparecido ante el Barça, se mostró voluntarioso ante el Sevilla, pero Beto le negó el protagonismo. Y Gareth Bale, simplemente, no estuvo ni ante azulgranas ni ante hispalenses.

Por todos estos motivos, el Madrid ha perdido el famoso equilibrio que Ancelotti llevaba toda la temporada buscando y que parecía haber encontrado hasta hace sólo cuatro días. Pese a todo, el equipo está a un partido de ganar la Copa, a cinco de la ansiada Décima y, en Liga, pese a haber dejado de depender de sí mismo, aún puede sacar provecho del duelo entre Atlético y Barça en la Champions, a priori mucho más exigente para ambos que el de los blancos ante el Dortmund. Quedan dos meses de competición y nada está perdido, aunque en el Madrid son plenamente conscientes de que, a las 22.15 horas del pasado domingo, la Liga estaba medio ganada. Setenta y dos horas después, pareció medio perdida.

15