Rafa Nadal: “Vuelvo a casa tranquilo: di todo lo que tenía”

1390871792_918002_1390872413_noticia_grandeMenos de 24 horas después de perder su final de Grand Slam numero 19 ante Stanislas Wawrinka, Rafael Nadal se reunió especialmente con algunos medios.

“Un mal trago y una oportunidad que se queda ahí, pero Wawrinka es el justo campeón de Australia. Pegó todas las bolas a máxima potencia, con confianza, y estuvo mejor preparado que yo para la final; hubiera ganado ese primer set a cualquier jugador del mundo; además, él no se lesionó y yo… sí. Cuando regresé a la pista tras el tratamiento, sabía que no tenía ninguna posibilidad. No podía girar a por las bolas y tenía problemas en cada juego al servicio. Luego mejoré un poco, pero si gané el tercer set fue por los fallos de Wawrinka, cuando él se vio ante la presión”.

Esta fue la reflexión general que hizo Rafa sobre lo sucedido en la final del Abierto de Australia, con desarrollo accidentado por lo que el propio Nadal definió como “espasmo muscular” en la espalda. “Mentalmente, es difícil de asimilar lo que ocurrió; ha sido muy duro”, describió.

Relajado. Nadal se movía relajado, con aparente normalidad. E insistió: “Me preocupa si hay algo que pueda seguir ocurriendo en esa zona, por eso lo vamos a mirar para quedarme tranquilo. Antes ya me había pasado en Montreal, pero no de modo tan agresivo. Es un espasmo muscular, creo yo”.

A su regreso a España, a partir del mediodía de hoy martes, Rafa se planteará una resonancia y exámenes médicos en Barcelona, bajo la guía del doctor Ángel Ruiz Cotorro, que vigiló la molesta llaga de su mano izquierda y le trató en Melbourne. Aunque luego, el problema en la final fuera otro e imprevisto.

De momento, Nadal alterará su calendario: “Me planteo que voy a jugar en Buenos Aires (segunda semana de febrero), después en Río de Janeiro, después también en Indian Wells… y espero que en Miami”. Para Nadal, la clave de todo es: “Vuelvo a casa tranquilo porque supe dar hasta el final todo lo que tenía dentro de mí. De no actuar así, no seguiría haciendo deporte. Ese es el principio del concepto, de ‘mi’ concepto. Por lo demás, sólo puedo decir que se ha tratado de un comienzo de año muy bueno, con el título en Doha y esta final en Australia. También confío seguir con la buena evolución que tiene la rodilla”.

Artritis. En 2006 (artritis postraumática en el pie izquierdo), 2007 (perdió en tres sets con Fernando González con molestias musculares en los glúteos e isquiotibiales), 2010 (se retiró en cuartos ante Murray con una rotura fibrilar en la rodilla izquierda), 2011 (no acabó contra Ferrer en cuartos por una rotura fibrilar en el isquiotibial de la pierna izquierda) y 2014, Nadal ha tenido problemas físicos de todo tipo en el torneo oceánico de Grand Slam, lo que él califica como “simple coincidencia, excepto en 2011, cuando vine de Doha con una infección gripal viral”.

Rafa también insiste en que “no se puede llegar a valorar el tenis sólo por los cuatro torneos de Grand Slam, no podemos centrar el mundo del tenis en sólo cuatro torneos al año. Yo juego al tenis porque me hace feliz, si sólo voy a poder ser feliz cuando gane uno de esos cuatro, entonces sólo podría ser un poquito más feliz de vez en cuando”, valoró.

Sampras. La derrota frente a Wawrinka también le impidió igualar con Pete Sampras a número de Grand Slam, con 14. “Si terminara mi carrera con 13 torneos de Grand Slam en la cuenta, ya habrá sido algo fantástico. Hay que acordarse de cuando se veía como algo imposible esos 14 que había ganado Pete Sampras, y ahora Federer lleva 17; yo, 13… y Djokovic, seis, aunque el caso de Wawrinka ya va demostrando que ha sido algo raro el que entre Federer, Djokovic, yo y Murray, hayamos ganado tanto. Entiendo que, antes o después, eso no va a seguir siendo así, y ahí tenemos ya cómo llega Wawrinka y cómo están Berdych, Del Potro o Tsonga: todos son jugadores tremendos”.

Al fin, Rafa se refirió a su superioridad directa sobre Federer en el cara a cara (23-10): “Ese sólo es un dato más. Es pronto para hacer un balance sobre esto. Habrá que esperar a que terminen nuestras carreras”.

26