Maradona: “Con tecnología, mi gol a Inglaterra no hubiese contado”

El uso de la tecnología ha irrumpido en el fútbol en los últimos años. Primero, para confirmar fehacientemente si el balón ha cruzado o no la línea de meta. Y recientemente a través del videoarbitraje (VAR), probado ya en distintos torneos de la FIFA. El más reciente, la Copa FIFA Confederaciones que se disputó en Rusia entre junio y julio de este año.

Diego Maradona, presente en la final entre Chile y Alemania en San Petersburgo, celebra esta implementación. “El fútbol no se puede quedar atrás”, explica. “Si la tecnología avanza como avanza, si todos los deportes la utilizan, ¿cómo no vamos a considerarla para el fútbol?”.

El argentino marcó diferencias entre el preconcepto y lo que finalmente ocurre a la hora de recurrir al VAR: “En el pasado se decía que perderíamos mucho tiempo, que la gente se fastidiaría. Pero no, viejo: ¡la gente se fastidia cuando le cobrás algo que no es! Cuando no te cobran un gol que fue, por ejemplo. La tecnología trae transparencia y calidad; le da una respuesta positiva al equipo que decide atacar y asumir riesgos”.

La aplicación del VAR ha resultado vital en varios pasajes del Torneo de Campeones, ya sea para detectar situaciones de fuera de juego o mano con influencia directa en ocasiones de gol.

“Los 90 minutos de fútbol tienen altibajos. Un equipo puede tomar la rienda y a los 15 minutos tomarla el otro. Si vos metés un gol podés tener mucho más la pelota, hacer salir más al rival. ¡El juego es más dinámico así! Pero si metés un gol y no te lo cobran, después cedés terreno y perdés tu chance. Así no es”, continuó el argentino.

A la hora de reclamar transparencia, Diego Maradona le hace un guiño al pasado. Especialmente a 1986, año en que marcó el famoso tanto con la mano a Inglaterra en la Copa Mundial de la FIFA disputada en México. “¡Por supuesto que me pasa por la cabeza cuando apoyo el uso de la tecnología!”, reconoce entre risas.

“Me puse a pensar y, claro, con tecnología ese gol no hubiese contado, no lo hubieran convalidado. Y te digo más: en el Mundial de 1990 también usé la mano contra la Unión Soviética para despejar una pelota en la línea nuestra. En aquel momento el árbitro tampoco la vio, ¡tuvimos suerte! Pero en aquella época no había posibilidad de usar la tecnología, hoy es otra historia”.

Divertido ante el desafío, Diego aclara con una sonrisa: “no sólo mi gol en el 86 no hubiese valido. ¡Ojo que Inglaterra ganó el Mundial del 66 con una pelota que no cruzó la línea! La cosa es para todos”.

E insiste: “Lo mismo, pero al revés, pasó en 2010. Aquel tiro de Lampard contra Alemania que cruzó la raya y no se cobró. Inglaterra tenía la pelota, metió el gol que merecía hacer. ¡Pero después de esa jugada Alemania creció y cambió el partido por completo! Son muchas las jugadas que pudieron cambiar la historia de los Mundiales con el uso de la tecnología. Es hora de cambiar eso”.