Madrid-Celta: Primer examen del año

1380140331_815077_1380150755_album_grandeEl Real Madrid comienza esta tarde el año 2014 con un examen liguero en toda regla. Enfrente tendrá a un Celta que llega al Bernabéu sin nada que perder y con la intención de seguir realizando su fútbol de ataque con el que espera vencer a un adversario que no puede fallar.

Tras las victorias de Barça y Atlético de Madrid, todo lo que no sea ganar será un fracaso para el equipo blanco, que es consciente que su papel en la Liga en estos momentos es el de perseguidor y no el de perseguido.

Carlo Ancelotti confía en que sus hombres respondan al reto que tienen delante y ante su público, donde habrá mucho niño que irá al Bernabéu con la ilusión de ser el Día de Reyes. Y claro, el italiano no está por la labor de darles carbón en forma de una derrota.

Para evitarlo, el técnico lo seguirá fiando todo a Cristiano Ronaldo, la carta segura de este Real Madrid en el que están despositadas todas las esperanzas blancas para acabar esta temporada con algún título en el Museo.

Junto al portugués estarán Benzema e Isco en ataque y no Jesé, al que todo el mundo reclama vistiéndole como el gran heredero de todas las virtudes futbolísticas del Real Madrid desde el origen de su historia. El canterano brilló en el amistoso ante el PSG en Doha, pero Ancelotti no parece que está mucho por la labor de ponerle de inicio con todo lo que hay en juego.

El que tampoco estará es el hombre de los 100 millones de euros, Gareth Bale. El galés ya está recuperado -o eso parece- de sus molestias en el gemelo y comenzará en el banquillo. O lo que es lo mismo, una nueva oportunidad de reivindicarse para Di María, aunque parece que por mucho que haga, cuando Bale esté bien, volverá al banquillo.

Una de las novedades será Caravajal en lugar de Arbeloa en el lateral derecho por las molestias del internacional, que estos días se ha estado ejercitando en el gimnasio de Valdebebas.

Frente al Real Madrid estará el Celta de Luis Enrique, que seguro que será másprotagonista que sus jugadores antes, durante y después del partido. El motivo,su pasado azulgrana, donde renegó de su etapa en el Real Madrid, algo que no le perdonan en Chamartín, estadio que le recibirá con una bronca.

Deportivamente, el técnico asturiano no puede contar para este partido con uno de sus fijos, Andreu Fontás. Eso le obligará a retocar su defensa y maneja varias posibilidades para hacerlo, aunque, como es habitual en él, no ha dado pistas durante la semana y hacer un pronóstico es arriesgado. Lo que sí tiene claro Luis Enrique es que a su equipo le ha pedido que salga al césped delSantiago Bernabéu sin ningún miedo, sin renunciar a nada.

15