La aplanadora del Real Madrid golea al Barcelona en el Camp Nou

El primer clásico oficial de la temporada, válido por la ida de la Supercopa de España, terminó con una contundente exhibición del Real Madrid, que derrotó 1-3 al Barcelona en el Camp Nou.

El primer tiempo tuvo mejores opciones y funcionamiento de los catalanes, que pese a ello extrañaron a Neymar, puesto que Gerard Deulofeu exhibió nerviosismo e imprecisión como el responsable de “splir” la baja del crack brasileño, que este día se estrenó con el PSG.

Comenzado el complemento llegó el primer gol de los Merengues, pero no fue marcado por alguien de camiseta turquesa. Gerard Piqué intentó cortar un centro de Marcelo y envió la de gajos a guardar en su cabaña al 49’.

A partir de ahí la visita lució mejor, hizo daño con los espacios que Barcelona dejaba en defensa y en repetidas ocasiones tuvo el segundo, pero antes apareció el empate blaugrana.

Una polémica jugada dentro del área, en la que aparentemente Luis Suárez se lanza un clavado ante la salida de Keylor Navas, fue marcado como penal y convertido por Lionel Messi para el 1-1 al minuto 77.

Cuando parecía que se venía el aluvión blaugrana, el Madrid mostró una de sus principales características desde que Zinedine Zidane asumió el banquillo: capacidad de respuesta y pegada mortal.

No podía ser otro que Cristiano Ronaldo -ingresado al campo al minuto 58 por Benzema- quien mandara callar al Camp Nou al 80’ con un bombazo de derecha que entró en la escuadra. Camiseta afuera, luciendo bronceado y abdominales, el portugués vio la amarilla.

Dos minutos después, CR7 iba hacia los vestidores expulsado por lo que el árbitro juzgó como una simulación dentro del área que le valió la segunda amonestación y hasta un empujón del futbolista al juez.

La puntilla llegó al 90’ cortesía de Marco Asensio, español que estuvo a nada de fichar con el Barcelona hace un par de años y que ahora es la joya juvenil de los madridistas. Un zurdazo letal a la horquilla dejó el 3-1 final que pone al Real Madrid muy cerca de conquistar la Supercopa de España en la vuelta del miércoles, que sería su segundo título en apenas diez días.

13