Kobe sobre ‘Shaq’: “Me volvía loco que fuera tan vago”

1395946350_510087_1395946590_noticia_grandeKobe Bryant desveló que Shaquille O’neal, excompañero suyo en los Lakers durante sus ocho primeras temporadas en la NBA, era demasiado “vago”. “Solía volverme loco que fuera tan vago. Debes tener la responsabilidad de trabajar cada día. No puede escapar de ello”, señala la ‘Mamba Negra’. El carácter afable y simpático del pívot chocaba con la obstinación y la obsesión de Bryant por el trabajo (“Fui terco como una mula”, admite el propio jugador sobre sus inicios en la Liga). Esta falta de entendimiento fue la que acabó por echar el cierre a la penúltima gloriosa etapa de los de púrpura y oro.

Una era que comenzó a fraguarse en la temporada 96/97. A comienzos de aquel curso aterrizaron en la franquicia Shaquille O’Neal y Kobe Bryant. El primero llegaba con el cartel de uno de los pívots más dominantes de la Liga, mientras que el escolta lo hizo sin pasar siquiera por la universidad. Tuvieron que transcurrir tres campañas para que el circulo se cerrara con la incorporación de Phil Jackson. Con el ‘Maestro Zen’ a bordo del equipo, los Lakers completaron, hasta la fecha, el último threepeat (conseguir tres títulos de manera consecutiva) de la historia de la NBA con los anillos de 2000, 2001 y 2002.

Todo hacía presagiar que en junio de 2003 lograrían su cuarto campeonato. Sin embargo los Spurs de Duncan y Popovich se entrometieron en su camino, logrando eliminarles por 4-2 en las semifinales de Conferencia. Aquello provocó que surgieran las primeras grietas en la relación entre Kobe y Shaquille. Sin embargo, ese mismo verano la franquicia incorporó a dos veteranas estrellas como Karl Malone y Gary Payton. Con su particular ‘Fab Four’, todos los pronósticos volvieron a situar a los angelinos como los máximos candidatos al título. Alcanzaron las finales en ese 2004, pero tras caer ante los Pistons (4-1), el center abandonó LA para enrolarse en los Heat.

Su trato, ya de por si muy deteriorado acabó por empeorarse tras la marcha de ‘Shaq’ a Miami. No obstante, con la intervención de Bill Russell mediante, ambos jugadores firmaron las paces dos años más tarde, en 2006. Desde entonces se han ido desvelando detalles acerca de los diversos roces que ambos mantuvieron mientras fueron compañeros en los Lakers. Tal y como reveló O’Neal en su libro Shaq sin censura: mi biografía, llegó a tener “ganas de matar” al escolta cuando este comenzó a lanzarle una serie de recados a través de un programa de televisión. Unos roces que marcaron a una de las parejas más legendarias que jamás ha pisado un parqué de una cancha de baloncesto.

26