Iniesta pone paz

nestaimage

 

Una llamada de Andrés Iniesta a Pedro León, de capitán del Barcelona a capitán del Getafe, pareció cerrar la polémica de la jornada protagonizada por seis futbolistas del club azulgrana que interrumpieron disfrazados y a gritos la rueda de prensa de un jugador, Víctor Rodríguez, al que acababan de ganar en su propio estadio.

Fue una aparición fugaz, duró apenas 25 segundos, pero la imagen del Barcelona quedó empañada en muy poco tiempo, el que necesitaron “Leatherface Piqué”, “Shrek Jordi Alba”, “Hombre Lobo Bartra”, “Frankenstein Rakitic”, “Batman Luis Suárez” y el “monstruo Claudio Bravo” para molestar a un club modesto al que no le sentó nada bien la actuación de sus rivales.

Protegidos por sus máscaras, los seis protagonistas, después de su “travesura”, se escaparon por la puerta de atrás de la sala de prensa del Getafe para salir de una habitación repleta de periodistas que se quedaron con la boca abierta por una acción inesperada que, prácticamente, obligó a Víctor Rodríguez, sorprendido y enfadado, a abandonar su comparecencia ante los medios cuando sólo había respondido a dos preguntas.

El jaleo que se montó cuando los seis salieron fuera del estadio, recordado posteriormente por el presidente Ángel Torres, incapaz de borrar la imagen de Piqué intentando saltar una valla de tres metros para alcanzar su autobús, presagió la tormenta que se iba a desatar durante las 24 horas posteriores a una acción que desde el club madrileño calificaron como “falta de respeto”.

13