Ganó Rosberg y Alonso, cuarto tras ser descalificado Ricciardo

1394862678_937541_1394958450_noticia_grandeRosberg con el Mercedes, victoria con un mundo de ventaja sobre el resto. El alemán salió bien, se puso primero y a partir de ahí comenzó a rodar tan rápido como se preveía para ganar sin problemas, una palabra que ya recordarán para siempre en este circuito otros dos pilotos, otros dos aspirantes: su compañero Hamilton y Vettel. El británico tuvo que abandonar por problemas en su propulsor en la segunda vuelta y el tetracampeón de Red Bull, en la tercera. Dos grandes vestidos de calle antes de tiempo, dos enfados diferentes. Lewis se lo tomaba como una excepción porque tiene un avión en el garaje. Mientras, Seb, poco acostumbrado a la miseria, agriaba el gesto ante la Prensa. Normal. Pero…

Su compañero, Ricciardo, consiguió un extraordinario segundo en su debut con el Red Bull. Parecía… porque después se comprobó que el caudal de combustible había sido superior a los 100 kilos/hora que dicta el reglamento y fue excluido. Pero el momento de recibir el abrazo inmenso de su afición no se lo quita nadie. Y el talento demostrado. Como Magnussen. Primer podio de un debutante desde Hamilton en 2007. El símil ya se había utilizado en estas páginas. Y era lógico. El cambio que ha dado Ron Dennis a este equipo, que en 2013 no subió ni una vez al cajón y ahora empieza segundo y tercero, es increíble. Tiene cara de enfado perenne, pero el tipo es bueno, muy bueno. Ron, digo. Pero Kevin también y éste lo que tiene es cara de que su vida es normal, de que el éxito forma parte de la rutina. El danés, segundo al final. Y Button, tercero ya de noche en Albert Park.

Mientras, Fernando Alonso en la rutina de cada año. El español quizá esperaba un salto de su equipo, que de una vez por todas tuviese un coche para ganar. Pero otra vez está detrás, otra vez se juega la vida para ser cuarto, para estar lo más arriba posible y no poder. Se pasó toda la carrera detrás de Hulkenberg y cuando lo adelantó en boxes ya le había pasado a él Button. Los matemáticos de rojo sucumben ante Woking, Jenson pasó de décimo a sexto en la primera parada y de sexto a cuarto en la segunda. Genios.

Mucho mejor que Raikkonen, séptimo y porque despertó a tiempo de pasar a Vergne y el Toro Rosso. Pero no. No era lo que esperaba la afición, aunque viniésemos avisando. Ferrari por detrás no de Mercedes, de todos los que suenan a Mercedes. Y de Red Bull, claro. Así empieza el año. Se va el sol ahora en Melbourne, la afición ha tomado la pista. Hacen ruido…

26