España gana a Italia en un gran partido

Un-gol-de-Pedro-le-dio-la-vict_54402835909_54115221152_960_640El año pasado acabó con muchas dudas sobre la selección tras los amistosos ante Guinea y Sudáfrica. Los peores presagios aparecían sobre el futuro de la campeona del Mundo con el Mundial en el horizonte. Todas esas cuitas desaparecieron en el Calderón en un amistoso ante Italia en el que Del Bosque hizo una lista con mensajes a varios jugadores que parecían fijos y también a los que estaban en la convocatoria recordándoles públicamente, a su manera pausada pero firme, que estar con la selección no es nunca una broma. Los internacionales españoles escucharon el aviso del seleccionador, conscientes que a tres meses de la lista definitiva para la Copa del Mundo, cualquier despiste les puede dejar fuera. Además, hay jóvenes que vienen apretando muy fuerte que cada día llaman con más fuerza para entrar en la selección.

Con ese panorama de que el partido de Italia era un examen para la selección y para los jugadores, la Roja-negra esta noche con el estreno de su segunda camiseta- jugó unos de sus mejores partidos en el último año y medio. Eso era lo realmente importante del amistoso del Calderón. España necesitaba reafirmarse y demostrarle a todo el mundo que ni mucho menos está descartada para ganar el Mundial. Del Bosque, por si faltaba dar algún mensaje más a sus jugadores, puso en liza a un equipo titular con Azpilicueta en el lateral derecho, a Javi Martínez como central y dándole el Thiago el mando del juego. Los tres tienen muchos números para estar en la lista definitiva, igual que Diego Costa que en su debut con España se mostró excesivamente tímido y más pendiente de no romper el esquema del juego español que de hacer una de sus jugadas que le han llevado a la selección. Eso sí, su presencia en el equipo es un regalo para jugadores como Iniesta, Cesc o Thiago. El del Atleti presiona, defiende y siempre está buscando los espacios, lo que supone un auténtico regalo para los ‘jugones’ de la Roja. De eso se aprovechó la selección que comenzó el partido jugando mucho más vertical y rápido que en partidos anteriores con Alba, Iniesta y Pedro como grandes protagonistas rompiendo constantemente la defensa de una Italia que no sabía cómo zafarse del dominio español.

Eso sí, Italia tuvo la mejor ocasión en los minutos iniciales cuando Cerci envió un centro al poste, pero fue un espejismo porque la primera media hora española fue para enmarcar, con mucha movilidad delante con Cesc teniendo libertad de movimientos por detrás de Diego Costa y con Thiago sorprendiendo llegando desde atrás. España hacía lo que quería, pero no llegaba el gol que tenía más que merecido por juego y ocasiones. Conforme avanzaba el partido, la Roja bajó el ritmo y eso le permitió a Italia acercarse a la meta de Casillas y Osvaldo tuvo el gol italiano. España reaccionó y de nuevo de la mano de Pedro e Iniesta volvió a apretar para acabar la primera parte en terreno italiano.

Al descanso se llegó con 0-0 tras una buena primera parte y en la reanudación, Prandell hizo cambios para reforzar el centro del campo, mientras que Del Bosque comenzó a mover el banquillo. Entraron Valdés, Xabi Alonso y Silva y fue precisamente éste último el que reactivó el juego español. El del City se contagió del juego de Iniesta y Pedro y entre los tres desquiciaron a los italianos que no sabían cómo pararlos. España mandaba sin problemas, pero le faltaba el gol. Thiago lo tuvo tras un pase magistral de Silva, pero Buffon lo evitó con un paradón. La sensación en el campo era que el 0-0 no iba a aguantar mucho y así pasó. Fue en el minuto 63 y el autor, Pedro, que se benefició de una combinación espectacular entre Iniesta y Silva y de la fortuna de los rebotes para marcar. Un gol merecido para la selección y, sobre todo, para Pedro por su partidazo.

Italia reaccionó tras ese gol dando un paso adelante, presionando más y Del Bosque buscó la velocidad de Navas para sentenciar. Los transalpinos, con superioridad en la medular, pasaron a mandar en el partido ante una España que no tenía ya el balón con la comodidad de antes y eso es malo para esta selección que, además, había perdido frescura física. Del Bosque reaccionó metiendo a Cazorla para mantener más el balón. El del Arsenal entró por Pedro, el mejor de la selección y que se fue ovacionado. Fue precisamente Cazorla el que pudo marcar el 2-0 en el minuto 84 tras un pase de Silva, pero un defensa lo evitó. El partido acabó con una clara ocasión para Italia en un saque de esquina en el que Xabi Alonso despejó ‘in extremis’ el balón cuando Giaccherini estaba listo para marcar. España reaccionó y en el descuento tuvo dos ocasiones más para  anotar, pero el marcador no se volvió a mover y la Roja ganó a Italia realizando un gran partido.

27