El Madrid sufre ante el Espanyol para apretar la pelea por la Liga

imageEl Real Madrid cumplió, pese a sufrir, con el objetivo de aprovecharse del empate entre Atlético de Madrid y FC Barcelona del sábado, situarse a tres puntos de los colíderes y confirmarse como el actual tercero en discordia en una pelea por la Liga que se presume emocionante. Un gol de Pepe en jugada a balón parado le sirvió al conjunto blanco para sumar tres puntos feos pero necesarios ante un Espanyol peleón pero inofensivo arriba. No fue la noche de Cristiano Ronaldo, quien cometió un par de errores impropios de su calidad, y que se encontró en otras opciones con Kiko Casilla. Afortunadamente para el Madrid, sus goles no fueron esta vez necesarios en el triunfo.

Si la pretensión de Carlo Ancelotti era tener mayor presencia ofensiva alineando juntos a Bale, Cristiano, Di María y Benzema, el efecto no fue el deseado durante los primeros minutos. Gracias al trabajo y la presión del Espanyol en la medular, el Real Madrid se partía en dos. Ni Modric ni Xabi Alonso encontraban la fórmula para conectar con los hombres de vanguardia, mientras que las recuperaciones del conjunto blanquiazul ponían en ciertos apuros a la zaga merengue, especialmente por la banda derecha del ataque perico, martilleada una y otra vez por Torje.

Una serie de centros y córners, con Stuani buscando algún cabezazo certero sin éxito, fueron los fogonazos de un Espanyol en el primer cuarto de hora, pero fue cediendo terreno poco a poco. El Real Madrid encontró en el ataque por su banda izquierda un mínimo hueco por el que asustar a su rival. Con Benzema cayendo a ese costado y Marcelo subiendo una y otra vez, el equipo de Ancelotti logró imprimir mayor ritmo a su juego, aunque se encontró con un oponente aguerrido atrás que apenas daba opciones.

Primeras ocasiones para Cristiano
Fue Cristiano Ronaldo el que dispuso de las mejores opciones. Falló incomprensiblemente un pase de la muerte de Benzema y se encontró en dos ocasiones con sendas paradas poco ortodoxas de Kiko Casilla, una en un disparo en el que casi se le doblan las manos y otra en un lanzamiento lejano de falta que el meta rechazó con los pies.

Ese incremento del dominio blanco a lo largo de la primera mitad tuvo su continuidad en el inicio de la segunda. A falta de encontrar portería contraria producto de sus combinaciones, el Madrid sacó petróleo de una jugada a balón parado. Pepe, completamente libre de marca, cabeceó a la red una falta botada desde la derecha en el minuto 55 y puso en franquicia a los suyos.

Cristiano vuelve a fallar
Reaccionó Javier Aguirre con un doble cambio. Dio entrada a Lanzarote y Simao por Alex Fernández y Torje. El Espanyol ganó en posesión de balón y presencia ofensiva, pero seguía sin crear peligro. El Madrid, en cambio, pudo sentenciar en dos contras de Cristiano. El portugués cruzó en exceso el balón en el minuto 65 y se volvió a encontrar con Casilla en el 81. El meta del Espanyol sacó una impresionante mano a disparo prácticamente a bocajarro del luso.

Ancelotti había movido pieza poco antes, dando minutos a Jesé por un desaparecido Bale, y Aguirre respondió jugándose su última baza: Pizzi por Stuani. Pero fue el Madrid el que de nuevo pudo marcar en el minuto 89. Después de que Benzema encontrara el cuerpo de Casilla, Cristiano envió fuera el rechace cuando ya se cantaba gol. No era su día.

Ancelotti protege a su equipo
Visto que no había manera de cerrar el partido, Ancelotti decidió blindar a su equipo para evitar sorpresas de última hora. Illarramendi suplió a Benzema en el 90, mientras que en el 91 Arbeloa hizo lo propio con Carvajal. Sólo un balón colgado al área por el Espanyol bien resuelto por la zaga merengue alteró las pulsaciones del choque. El Madrid salió finalmente airoso y se acerca a los dos colíderes, augurando una segunda vuelta apasionante.

15