El Atlético de Madrid gana en Málaga y se pone líder

Atletico-de-Madrid-s-Jorge-Res_54398801897_54115221152_960_640Independientemente de lo que haga mañana el Barça, el Atlético se ganó en La Rosaleda el derecho a pelear por ser campeonato de invierno el próximo sábado en el Calderón. El año nuevo no ha alterado la dinámica de un equipo capaz de ganar sus partidos sin la obligación de tener que desplegar un gran juego. En una tarde discreta de Costa y compañía, los del Cholo ganaron merced a un tanto de Koke. Tres costosos puntos a su cuenta para seguir haciendo historia.

Tres mejor que dos. Bernd Schuster es un técnico práctico. Preocupado por la facilidad realizadora mostrada por Diego Costa en lo que va de campeonato y alertado por su peso en el equipo más allá del gol, decidió alterar su esquema y poner tres centrales. Este cambio de sistema y la orden clara de no dejar recibir al delantero desactivaron buena parte de los recursos futbolísticos de los colchoneros. Sin apenas poder conectar con el ‘Pichichi’, más apático de lo habitual, el juego rojiblanco quedó maniatado.

La vigilancia sobre el ’19’ motivó que Arda Turan, ante la escasísima presencia de Óliver Torres también, tratase de echarse el equipo a sus espaldas en este sentido. Un disparo suyo, otro de Koke y una internada de Juanfran por la banda resumieron los acercamientos de los del Cholo durante el primer acto. Escaso bagaje que fue imitado pulcramente por un Málaga que apenas tuvo un arreón de juego a la media hora de partido para inquietar a Courtois con un par de lanzamientos de Eliseu y Samuel, además de forzar en un saque de falta lateral un mal despeje de Filipe que se marchó rozando el palo.

Demasiado juego intrascendente en la línea medular y más errores en el pase de lo habitual describieron un primer tiempo anodino. Con un Atlético futbolísticamente irreconocible y un Málaga ajustado a un guión que pasaba por no encajar goles y aprovechar alguna de sus oportunidades, el primer tiempo apenas acogió sobresaltos. Pobre espectáculo.

Adrián, la solución

La solución que buscó Simeone para dotar de más juego al equipo fue la apuesta por Adrián. Con este movimiento, el Atlético dio un paso hacia delante en busca del encuentro. En una contra, de las escasas que pudieron montar, Costa habilitó a un Adrián que tardó en cargar la pierna y vio como Weligton se interponía entre su intento de disparo y Caballero. Inmejorable ocasión a la que siguió otra buena acción individual de un Arda Turan que, contrariado, se marchó sustituido por el Cebolla.

Con media hora por delante para el final del partido, los dos contendientes decidieron hacer lo que no habían hecho hasta ese momento: ir a por el partido. Estaba claro que el que se adelantase en el marcador, ganaba. Y se adelantó el Atlético.

Esas acciones más allá del gol que tanto preocupaban a Bernd de Diego Costa, fueron las que construyeron el tanto. El ariete atrajo hacia el lateral del área a dos defensores malaguistas antes de habilitar en el punto de penalti a Adrián, cuyo disparo fue repelido por Caballero antes de caer en las botas de Koke y besar las redes. Un tanto crucial que tuvo su reacción inmediata en el Cholo: paso hacia atrás para mantener el resultado. Y resultó. El empuje de la grada local no se vio reflejado por un peligro real de un Málaga intenso y entusiasta, pero muy limitado en lo futbolístico.

15