Eduardo Atala: “Es una situación muy compleja y lamentable lo que pasa con la Liga Nacional y los Árbitros”

El presidente ejecutivo de Motagua, José Eduardo Atala, pidió cordura, para solucionar la crisis entre Liga Nacional y los árbitros quienes se fueron a huelga y no dirigieron ninguno de los partidos programados en la tercera jornada del Torneo Apertura 2017-2018 de la Liga Profesional de Honduras.

El jerarca azul considera que no es con actitudes fuertes e imperativas que se pueden llegar a arreglos sino más bien a través de un diálogo sincero que no afecte a las partes, buscando la mejor solución para que el torneo de Liga se reinicie lo más pronto posible.

“Es una situación muy compleja, pero a la vez lamentable, lo que sucede con Liga Nacional y los árbitros al llegar a estos extremos, lo más fácil para nosotros que no hemos estado en este tipo de negociaciones es criticar y señalar a uno u otro, pero al final debemos entender que ha sido una negociación que no ha sido nada fácil”.

Espero que sea un impase de orden salarial y que no exista un aspecto de tinte político en este tema, ya que cancelar los partidos es una situación nada agradable para nadie, existe un malestar general ya que un fin de semana sin fútbol para el aficionado que espera ver fútbol ya sea en el estadio o a través de la televisión genera mucho malestar”, expresó el jerarca azul.

El dirigente considera que un punto clave que debe prevalecer en esta negociación es no buscar culpables, si no soluciones a través de los representantes de la Liga y los árbitros: “es un tema que no debió llegar a estas instancia, lamentablemente sucedió, vamos a respetar las negociaciones y la gente que está trabajando para solucionarlo” agregó.

La paralización del fin de semana genera pérdida en los 10 clubes de la Liga, máxime que deberán jugar la jornada y en horario nocturno en fecha por reprogramar, lo que les generará más déficit a las ya débiles economías de los clubes.

Lo que si lamento –dice Atala- es la parte económica de Motagua, perdimos aproximadamente 150 mil lempiras, estábamos listos para viajar el sábado a las 11 de la mañana a Comayagua, pero esperamos la comunicación para movernos, la que nunca llegó.

Esto generó gastos de hotel, bus, alimentación que debemos pagar sin jugar el partido, son gastos que ya se perdieron. Además, hay personas de hoteles, restaurantes y que venden comida en el estadio que no percibieron ingresos el fin de semana, lo que ha generado pérdidas a varias personas afectadas, no solo en el juego nuestro sino en las otras cuatro canchas donde se disputaban los otros partidos, comentó.

El presidente del bicampeón nacional no recuerda otro hecho similar de una huelga general, aunque amenazas si se han dado: “a pesar de que se da por primera vez en Honduras, para mí no es nada sorpresivo, en México y Costa Rica funcionó recientemente, además hace dos años no les aumentábamos a los árbitros, sabíamos que tenía que venir ese aumento, pero no era correcto llegar a estas instancias, en cierta manera hay intransigencia porque al final es una negociación entre lo propuesto y lo que ellos piden”.

Debieron seguir pitando –aclaró- mientras seguían las negociaciones, pero también hubo falta de agilidad en la toma de decisiones, ya que llevamos un mes en el tema, no quiero juzgar a nadie, pero es triste no ver fútbol por este tema que pudo ser solventado antes”.

2