Daebritz, una campeona mundial sub-20 en la final Olímpica

2821848_full-lndMuchas han sido las jugadoras que han demostrado ya que la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA puede ser un trampolín hacia una carrera de éxito, como Alexandra Popp y Dzsenifer Marozsán, que disputaron su primer certamen mundialista en la categoría sub-17. “Las dos son para mí ejemplos a seguir que ya han hecho grandes cosas a pesar de su juventud. Es impresionante. Todavía son muy jóvenes y ya juegan en la selección absoluta. Se puede aprender mucho de ellas”, declaró Daebritz en Azerbaiyán 2012.

Cuatro años después de la cita azerbaiyana, nuestra protagonista se ha convertido en uno de los pilares del combinado que dirige Silvia Neid y en Río 2016 busca el oro olímpico junto con las jugadoras que otrora fueron sus ídolos. “Sara ha hecho progresos extraordinarios en todos los aspectos, como ha demostrado con su sobresaliente rendimiento en lo que va de competición”, declara la seleccionadora alemana en alusión a su pupila. Y es que ese rendimiento también se ha reflejado en goles, puesto que, en la actual cita olímpica, la centrocampista nacida en la localidad bávara de Amberg ha anotado ya tres tantos, el último de ellos en la semifinal frente a Canadá. Las defensas rivales ya saben que deben estar muy pendientes de esta joven centrocampista que ha demostrado poseer un olfato especial para el gol.

“El tanto que marqué en la semifinal fue muy importante, porque supuso el 2-0 y nos dio tranquilidad. Además, llegó en un momento clave, porque Canadá se estaba yendo arriba y nos estaba poniendo en apuros. La verdad es que el gol nos vino estupendamente”, explica Daebritz.

“De todas formas, ni siquiera con un 2-0 a favor te puedes relajar. En el fútbol todo puede cambiar en un instante. Un gol de Canadá nos hubiera puesto en una situación muy comprometida. Mantener la portería a cero fue algo verdaderamente positivo para nosotras. Nos defendimos muy bien durante todo el partido, aunque al final nos metimos un poco atrás ante el empuje de las canadienses. Con todo, creo que supimos gestionar bien la situación”, analiza.