Cristiano Ronaldo salva a Portugal con otro gol decisivo

Cristiano-Ronaldo-celebra-su-t_54419325339_54115221154_600_396Cristiano Ronaldo, calificado por Florentino Pérez como el ‘heredero’ de Di Stéfano, las pasó canutas, al igual que el resto de sus compañeros de selección, para batir este viernes a la combativa Armenia, en un otro sufrido encuentro de los lusos en su titubeante camino hacia la clasificación para la Eurocopa de 2016. Los seis puntos del combinado de Fernando Santos han llegado gracias a dos tantos providenciales de CR7, autor de un agónico gol en Dinamarca y de otra crucial diana ante la selección armenia, la 51 de 54 en el ranking UEFA. Los cracks, entre sus muchas virtudes, también tienen la capacidad de decidir partidos sin jugar bien.

El crack portugués se ha convertido, de paso, en el máximo goleador en solitario de la historia de la Eurocopa merced a sus 23 goles (17 en fases clasificatoria y 6 en fases finales). De esta forma, el delantero merengue supera ya en una diana al danés Tomasson, con el que estaba igualado.

Sin embargo, Cristiano Ronaldo no estuvo demasiado fino contra los batalladores armenios, que chutaron más veces a portería que los lusos (7 a 5) y cuya portería estuvo bien defendida por Roman Berezovski, un veterano y seguro guardameta de 40 ‘tacos’. A balón parado, el madridista se mostró pésimo, con tres lanzamientos directos de falta casi calcados (10′, 28′ y 67′) que se estrellaron sistemática contra la barrera. Quizás el seleccionador de Portugal, Fernando Santos, debería replantearse esta situación y elegir a otro lanzador más certero que CR7.

Durante 70 largos minutos, Cristiano apenas dio una a derechas. Finalmente se aprovechó de un regalo defensivo del defensa armenio Haroyan para marcar el gol de la victoria. Sólo tuvo que empujar el balón a la red. No fue el tanto más bonito de su carrera, pero vale su peso en oro, al igual que logró en Dinamarca. El madridista, que apenas chutó tres veces a puerta en todo el encuentro, culminó así un tanto que fabricaron entre Nani y el revulsivo Quaresma.

Cristiano, que celebró su gol número 450 en su carrera profesional (398 en clubs y 52 con su selección), se entonó en los minutos finales, ya con el marcador de cara, y dio una extraordinaria asistencia a su compañero Éder, pero este falló en boca de gol para desesperación del público congregado en Faro, donde Portugal se movió entre más sombras que luces. De nuevo, CR7 rescató a una selección agarrada a la efectividad a falta de fútbol.