Colombia, cuando el gol viene desde el medio

Colombia fue a Quito en marzo con la necesidad de dar un golpe y asentarse como segundo de las eliminatorias sudamericanas a la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™. En uno de sus mejores partidos del clasificatorio, se llevó un 2-0 de oro con tantos de James Rodríguez y Juan Cuadrado, dos mediocampistas, la demarcación que tiene la llave del gol en los de José Pekerman.

De los 7 primeros de la clasificación, la colombiana es la segunda selección con menos poder de fuego tras Argentina. Suma apenas 18 goles en 14 partidos (la Albiceleste tiene 15) y los volantes han sido vitales para ese goleo: en los últimos ocho encuentros, 7 de los 8 convertidos fueron obra de un centrocampista. El restante, de un marcador central.

“Técnicamente es un equipo con muchas variantes y con mucho amor propio”, elogia Juan Pablo Ángel. El exdelantero colombiano, que jugó 29 partidos de eliminatorias entre 1996 y 2005, reconoce que “es un equipo que uno lo ve en el papel y tiene más gol”, pero destaca el aporte individual de la línea media.

“Hay un James mucho más maduro, un Cuadrado que sigue siendo importante en la Juventus, Edwin Cardona en Monterrey retoma el nivel… Mateus Uribe desde Atlético Nacional ha tenido espacio en la selección. Tiene buena presencia en las dos áreas, un muy buen juego aéreo, tiene gol”.

El exNacional de Medellín, River Plate y Aston Villa, entre otros, rescató además “la inclusión de algunos extremos como Orlando Berrío, algo en lo que antes Colombia no tenía muchas variantes. O tener a Miguel Borja, que mostró cosas importantísimas contra Ecuador. Es rápido, tiene gol pero además sabe sostener el juego para esperar la llegada de los volantes…”

Justamente Borja, único punta en Quito, atacó el espacio del centro a la izquierda en una contra para sacar el centro que terminó en el primer grito colombiano en Ecuador, obra de James. El 10 es el rey en esta relación con el gol de los volantes colombianos: convirtió 3 de los últimos 8. Cuadrado, Carmona, Abel Aguilar, Macnelly Torres y el defensor Yerry Mina, los restantes.

La sequía de los matadores
Lo que asombra de las estadísticas es que desde el 29 de marzo de 2016 que los delanteros no ven puerta. Ese día Carlos Bacca le convirtió dos tantos justamente a Ecuador en el encuentro por la primera rueda. El atacante del AC Milan (3) y Teófilo Gutiérrez (1) son los únicos de los de arriba que han marcado en todo el clasificatorio.

Ángel exime de responsabilidad a sus pares de área y focaliza su análisis en un aspecto colectivo que ha visto recurrente a lo largo del clasificatorio. No por casualidad, más allá de las apariciones goleadoras de los del medio, Colombia comenzó la última doble fecha en el sexto lugar, fuera del Mundial y del repechaje.

“Tiene que ver más con el juego, es difícil encontrar otra explicación. La gama de delanteros colombianos en sus equipos, que juegan en Ligas competitivas, rinde, son efectivos. Pero no es que tienen sólo dificultades para convertir goles si no que tienen dificultades para crear chances de gol. Eso es lo más preocupante”.

Segunda en la tabla pero sólo cuatro puntos por encima del fatídico sexto puesto, a Colombia le queda jugar ante Venezuela (V), Brasil (L), Paraguay (L) y Perú (V). Son partidos en los que, pese a las dificultades, Ángel ve opciones de que los de arriba reconcilien con la red.

“Es muy difícil trabajar por la falta de tiempo pero a medida que el juego vaya mejorando como contra Ecuador, que se vayan creando sociedades, que surja esa memoria, vamos a ver a nuestros delanteros capaces y competentes. Poniéndolos de cara al gol con regularidad van a encontrar esos goles que en la eliminatoria han sido escasos”.