Caras largas fueron tendencia en el entrenamiento Progreseño

En el Honduras Progreso aún no pasa el trago amargo que supuso la inesperada goleada 1-4 frente a Motagua en la final de ida del torneo Clausura.

Las caras largas fueron tendencia en el entrenamiento progreseño, y no es para menos, el golpe de caer goleados ha calado hondo y obliga a la heroica este domingo en Tegucigalpa.

Antes de la primera sesión preparatoria de los de la Perla del Ulúa, el Supermán” Cruz aprovechó para dialogar con Pastor Martínez, Luis Alvarado y Sandro Cárcamo, este último seriamente cuestionado por su error en la debacle del pasado sábado.

El plantel ribereño, por decisión de su estratega, atendió a los medios de comunicación antes del inicio de la práctica y ensayó a puerta cerrada la táctica para lograr el milagro contra Motagua en el Nacional de Tegucigalpa.