Allan Costly: “Ojalá Carlo sea el máximo goleador del mundial”

Costly-history La FIFA ayer en su página web dedicó un espacio especial al ex jugador hondureño Allan Costly, padre de Carlo Jair, hablando de su paso mundialista y lo que se viene para su hijo y nuestra selección.

En la nota se recuerda la actuación de Honduras en España 1982 y luego la sequía de 28 años que pasaron para llegar a una segunda justa como fue Sudáfrica 2010.

“El apellido Costly comenzó su andar en el fútbol en 1974, cuando Allan debutó en las filas del Tela Timsa. Tres años después, ya establecido en la zaga, dio el salto al Real España. Con grandes actuaciones, el llamado a la selección llegó y acabó formando parte del engranaje defensivo de una máquina de jugar fútbol que hizo historia al llevar a su país por primera vez a una Copa Mundial de la FIFA”, dice la nota.

Le llegó el momento de colgar las botas. Luego de pasar por el Málaga español, el Cochero volvió a su país y se despidió jugando en la liga local. Parecía entonces que el apellido Costly se difuminaba del fútbol catracho. Pero un día de 2003 el legado continuó y, como delantero, Carlo debutó en el Platense. Ya para el 2007 se había ganado su lugar en la selección”.

En el artículo mencionan la ausencia de Carlos Jair del mundial del 2010 luego de sufrir una lesión.  “Fue una tristeza enorme para mí. Él como hijo quería superar a su padre, que ya había jugado una Copa Mundial, y desgraciadamente tuvo ese problema a última hora que le impidió lograrlo”, relata Allan.

“Mi hijo es un muchacho que da todo al 100%”, continúa con orgullo de padre.

Para Carlo, la espera y la paciencia se tuvieron que alargar cuatro años más pero llegó el momento de clasificar a Brasil 2014. “No habría nada que me pudiera hacer más feliz que verlo como máximo goleador del Mundial”, afirma papá Costly ilusionado. “Pero hay cosas que a veces se dan y en otras ocasiones no. Yo creo que nuestro nivel no es igual al sudamericano o al europeo, aunque con la suerte se puede dar cualquier cosa. Espero que él tenga una buena participación”.

15